TU MANO LO DICE TODO